Imprimir
Primer plano de la cara de una mujer

    Comprendiendo la piel Tipos de pieles y problemas dérmicos

    Hay cuatro tipos básicos de piel sana: normal, seca, grasa y mixta. El tipo de piel se determina genéticamente. No obstante, el estado de nuestra piel puede variar considerablemente según los diversos factores internos y externos a los que es sometida.

    COMPRENDIENDO LOS CUATRO TIPOS DE PIEL: NORMAL, SECA, GRASA Y MIXTA

    Si necesita ayuda para identificar su tipo de piel, el test cutáneo puede ser una herramienta útil. Si necesita consejos adicionales sobre la mejor manera de cuidarla, Eucerin le recomienda que contacte con un dermatólogo o farmacéutico.

    Cara de una mujer con piel normal
    La piel normal está bien equilibrada: no es demasiado grasa ni demasiado seca.

    Piel normal
    "Normal" es un término de amplio uso para referirse a una piel en buen equilibrio. El término científico para piel con buen equilibrio es el de "eudérmica".

    Cara de una mujer con piel seca
    La piel seca puede percibirse tirante y áspera, con aspecto apagado.

    Piel seca
    "Seca" se utiliza para describir un tipo de piel que produce menos sebo que la piel normal. Como consecuencia de la falta de sebo, la piel seca carece de los lípidos que necesita para retener humedad y formar un escudo protector frente a influencias externas.

    Cara de una mujer con piel grasa
    La piel grasa tiene brillo y poros visibles.

    Piel grasa
    "Grasa" se usa para describir un tipo de piel que tiene una elevada producción de sebo. Esta producción excesiva se denomina "seborrea".

    Identificación de la piel normal

    La piel normal tiene:

    • Poros finos.
    • Buena circulación sanguínea.
    • Textura aterciopelada, suave y lisa.
    • Transparencia uniforme de color rosado, fresco.
    • Ausencia de impurezas. 

    Y no es propensa a la sensibilidad.

    A medida que envejece una persona con piel normal, su piel llega a secarse más. Lea más en sequedad inducida por la edad.

    PIEL SECA

    ¿Qué es la piel seca?

    "Seca" se utiliza para describir un tipo de piel que produce menos sebo que la piel normal. Como consecuencia de la falta de sebo, la piel seca carece de los lípidos que necesita para retener humedad y formar un escudo protector frente a influencias externas. Esto lleva a un deterioro de la función de la barrera. La piel seca (xerosis) existe en grados de intensidad variables y en formas diferentes que no siempre pueden distinguirse claramente entre sí.

    Es significativamente mayor el número de mujeres que de hombres con piel seca y todos los tipos de piel se secan más a medida que envejecen. Los problemas relacionados con la piel seca constituyen una afección corriente y representan el 40% de las visitas a dermatólogos.

    Identificación de los diferentes grados de piel seca

    La sequedad de la piel oscila desde la piel que es algo más seca de lo normal hasta la piel extremadamente seca pasando por la piel muy seca. Las diferencias se suelen poder distinguir del modo siguiente:

    Piel seca
    La piel ligeramente seca puede percibirse tirante, frágil y áspera y tiene un aspecto apagado. La elasticidad cutánea es también débil.

    Piel muy seca
    Si la sequedad no es tratada, la piel puede presentar:
    • Descamación leve o consistencia laminosa. 
    • Aspecto áspero o lleno de manchas (en ocasiones parece envejecida prematuramente).
    • Sensación de tirantez. 
    • Posible picor.

    Es también más sensible a la irritación, el enrojecimiento y el riesgo de infección.
    Descubra más en piel seca.

    Piel extremadamente seca
    Ciertas zonas corporales, especialmente manos, pies, codos y rodillas, son propensas a:

    • Aspereza.
    • Aspecto cuarteado con tendencia a formar rágades (grietas).
    • Callosidades.
    • Descamación.
    • Picor frecuente. 

    Lo más corriente es que la piel extremadamente seca se halle en ancianos o en manos gravemente deshidratadas. Lea más en piel corporal áspera y agrietada.

    Primer plano de talón agrietado
    Las plantas de los pies tienden a secarse y agrietarse.

    PIEL GRASA

    ¿Qué es la piel grasa?

    "Grasa" se utiliza para describir un tipo de piel con producción acrecentada de sebo. La hiperproducción se conoce como seborrea.

    Identificación de los diferentes tipos de piel grasa

    La piel grasa se caracteriza por lo siguiente:
    • Poros agrandados, claramente visibles. 
    • Brillantez.
    • Piel engrosada y pálida: los vasos sanguíneos pueden no ser visibles.

    La piel grasa es propensa a comedones (de cabeza negra y cabeza blanca) y a formas diversas de acné.

    En el acné leve aparece un número significativo de comedones en la cara y también frecuentemente en el cuello, los hombros, la espalda y el pecho.

    En casos moderados y graves aparecen pápulas (protuberancias pequeñas sin cabeza blanca o negra visible) y pústulas (protuberancias de tamaño medio con un punto blanco o amarillo perceptible en el centro) y la piel llega a enrojecerse e inflamarse.

    Lea más en acné.
    Pimer plano de frente con síntomas de acné
    Los problemas de acné aparecen frecuentemente en la zona T y especialmente en la pubertad.

    PIEL MIXTA

    ¿Qué es la piel mixta?

    Cara de una mujer con piel mixta
    Una zona T grasa (frente, nariz y mentón) y mejillas más secas indican la presencia de la llamada piel mixta.

    En la piel mixta, los tipos de piel varían en la zona T y en las mejillas. La llamada zona T puede diferir considerablemente, desde una zona muy delgada hasta una zona extendida.

    La piel mixta se caracteriza por lo siguiente:

    • Zona T grasa (frente, mentón y nariz). 
    • Poros agrandados en esta zona, tal vez con algunas impurezas.
    • Mejillas entre normales y secas.

    Causas de la piel mixta.

    Las partes más grasas de la piel mixta se deben a una hiperproducción de sebo. Las partes más secas de la piel mixta se deben a una falta de sebo y al correspondiente déficit de lípidos.

    EVALUACIÓN DEL TIPO Y ESTADO DE LA PIEL

    Al contrario que el tipo de piel, el estado de la piel puede variar considerablemente durante el curso de la vida. Entre los numerosos factores internos y externos que determinan el estado de la piel destacan los siguientes: clima y contaminación, medicación, estrés, factores hereditarios que influyen sobre los niveles de sebo, sudor y factores hidratantes naturales que produce la piel, así como los productos que utiliza y las opciones para el cuidado de la piel que se estén aplicando.

    Los productos para el cuidado de la piel deben seleccionarse para que se adapten al tipo de piel y afronten el estado de la misma. Los dermatólogos y otros expertos en cuidado cutáneo determinan el tipo y el estado de la piel de una persona midiendo los factores siguientes:

    Factores hidratantes naturales (FHN)


    De presencia natural en la piel sana, los FHN, como los aminoácidos, contribuyen a fijar agua dentro de la piel, mantienen su elasticidad y flexibilidad y evitan que llegue a deshidratarse. Cuando la barrera protectora de la piel sufre algún daño es a menudo incapaz de retener estos FHN esenciales. La consecuencia es que la humedad de la piel disminuye y el estado se afecta.

    Sensibilidad de la piel
    La piel sensible es la piel que se irrita fácilmente y es más reactiva que la piel normal. La identificación y evaluación de síntomas como eritema, erupción, pinchazos, picor y escozor ayuda a determinar el estado de la piel.