Piel facial sensible – Comprendiendo sus causas y cómo protegerla

4 minutos leídos
Mostrar más

Mientras que la piel sensible puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, lo más probable es que aparezca en la cara. Se manifiesta cuando la función de barrera natural está deteriorada, con la subsiguiente pérdida de agua y penetración de agentes irritantes. Los síntomas se agravan por factores a los que la piel del rostro está más expuesta, desde el sol hasta algunos ingredientes presentes en los cosméticos y productos de limpieza.

Conocer a fondo las causas de la piel facial sensible y los factores que pueden empeorarla puede ayudar a reducir su impacto y atenuar sus apariciones. El conocer a fondo las causas de la piel facial sensible y los factores que pueden empeorarla, puede ayudar a reducir su impacto y disminuir su aparición.

Signos Y Síntomas

Cómo reconocer la piel facial sensible

La piel sana mantiene un equilibrio delicado que la protege de las influencias externas y regula los niveles de humedad. Gran parte de esto se debe a los procesos que tienen lugar en la capa córnea o estrato córneo de la piel, que se compone de células y lípidos. Estos lípidos son como el "mortero" para los "ladrillos" celulares, proporcionando estabilidad y permeabilidad, regulando los líquidos y manteniendo la elasticidad y la firmeza.

La capa córnea (estrato córneo) constituye la capa más externa de la epidermis y protege al cuerpo frente a factores externos.
En la piel sana, la función de barrera retiene humedad evitando la sequedad y la sensibilidad.

Sin embargo, su eficiencia depende de la actividad enzimática, que a menudo está más debilitada en la piel sensible. Como consecuencia, la función de barrera de la piel se ve afectada, lo que conduce a un exceso de pérdida transepidérmica de agua (PTEA) y facilita la penetración de agentes irritantes. Esto puede ser incluso más pronunciado en la piel facial, que no sólo es la más expuesta a factores como los rayos UV, los contaminantes y los productos químicos, sino que también es donde el grosor de la epidermis puede ser tan delgado como 0.02 mm, en comparación con un grosor promedio de 0.1 mm en otras partes del cuerpo.
Lea más acerca de la estructura de la piel.

Los síntomas de piel facial sensible pueden ser los siguientes:

  • Escamas, enrojecimiento, erupciones, inflamación, descamación y aspereza.
  • Pueden acompañarse de comezón, ardor, tirantez y pinchazos.

Estos síntomas pueden aparecer en cualquier parte de la cara. Comparten similitudes con los que se presentan en otras condiciones de la piel, especialmente los síntomas asociados al déficit de humedad.

La piel facial deshidratada se manifiesta en la superficie en forma de líneas finas de sequedad, que aparecen cuando el suministro de humedad del propio cuerpo ya no es suficiente. Esto se debe a una reducción del número de canales de humedad, conocidos como acuaporinas, que transfieren agua dentro y fuera de las células en las capas epidérmicas más profundas. Estas acuaporinas pueden ser reactivadas por ingredientes como el glucoglicerol.

La piel facial secapuede variar desde aspereza hasta grietas y enrojecimiento, y se debe a la pérdida de lípidos de la superficie que forman una barrera natural, y de los factores hidratantes naturales (FHN) como la urea y el lactato, que reducen la pérdida de humedad. Una vez que este equilibrio se deteriora, se pierde humedad a través de la piel.

Ambas condiciones pueden propiciar que la piel llegue a ser sensible a los irritantes.

Cuantos más ingredientes contenga un cosmético, tanto mayor será la posibilidad de presentar una reacción de sensibilidad.
Dado que la piel envejecida cursa con un deterioro de la función de barrera, es propensa a la sensibilidad.

La piel facial reactiva, hipersensible es más común en las mujeres que en los hombres, y puede estar relacionada con los procedimientos cosméticos y la edad. Aparece junto con un aumento de la pérdida de transepidérmica de agua (PTEA). Los síntomas se presentan después de aplicar productos para la piel y pueden experimentarse de inmediato, o percibirse horas o días más tarde. Entre ellos destacan sensaciones de escozor y ardor, que pueden acompañarse de enrojecimiento (eritema), descamación y pústulas. El uso de productos con muy pocos ingredientes bien tolerados es fundamental para reducir el impacto de esta condición.

La piel envejecida también es propensa a la sensibilidad, dado que el adelgazamiento de la epidermis y la reducción de la síntesis de lípidos pueden dar lugar al deterioro de la función de barrera. La disminución de los niveles de sustancias como el ácido hialurónico, que hidrata las capas cutáneas, y la que hidrata las capas de la piel, y la coenzima Q10, , que aporta energía a las células para mejorar su función regenerativa, exacerba seguidamente esta situación. El resultado es una combinación de finas líneas y arrugas con piel seca, enrojecida y comezón.

La piel facial puede verse afectada por Éstas comparten algunos síntomas con piel sensible, incluyendo enrojecimiento y comezón, pero también se manifiestan en forma de protuberancias elevadas, erupciones, ampollas y pústulas. Aunque la mayoría de alergias solares, incluyendo la Fotodermatosis Polimorfa (EPL), son causadas por la radiación UV, los ingredientes de los productos cosméticos también pueden ser un factor a tener en cuenta. Conozca más acerca de laEPL y otras alergias solares o cómo afecta el sol a la piel.

Artículos relacionados

Encuentra la farmacia de Eucerin más próxima