Imprimir
Científico en el laboratorio

    Detrás de la ciencia de Protección Solar de Eucerin

    Además de causar daño a nivel superficial, la exposición a los rayos UV sin protección causa lesiones invisibles en el ADN dentro del núcleo de cada célula cutánea. Los códigos del ADN forman todos los bloques de construcción (proteínas) que integran el cuerpo humano, y las alteraciones en este código, incluso las más leves, pueden causar envejecimiento cutáneo prematuro y hasta pueden propiciar el desarrollo de cáncer de piel. La tecnología de protección del ADN de Eucerin añade una capa protectora adicional frente al daño en el ADN inducido por el sol, apoyando los mecanismos de reparación del ADN propios del organismo.

    UNA "CAPA ADICIONAL" DE PROTECCIÓN FRENTE A LA LESIÓN CUTÁNEA CAUSADA POR EL SOL

    Manos enfundadas en guantes de plástico sujetando un tubo de ensayo
    Eucerin realiza una investigación extensiva sobre la protección celular y del ADN.
    Dos científicos verificando una sustancia
    Los científicos en Eucerin están investigando constantemente.

    Eucerin toma muy en serio su responsabilidad de proporcionar un cuidado experto de la piel, incluyendo la protección solar. Esto incluye la búsqueda constante de nuevas formas para mejorar la tecnología de protección solar.

    La protección celular y, más recientemente la protección del ADN, son dos importantes ámbitos científicos sometidos a una extensa investigación efectuada por Eucerin.

    Frank Rippke, Investigador en Eucerin, se involucró profundamente en el desarrollo de nuevos abordajes para la protección solar.

    DE LA PROTECCIÓN CELULAR A LA PROTECCIÓN DEL ADN

    La protección celular con Licochalcona A es un buen ejemplo de un hallazgo científico con éxito que ha mejorado la eficacia de Eucerin Sun.

    El Licochalcona A ayuda a proteger a la piel frente al daño celular mediante la neutralización de los radicales libres generados por la radiación UV, la causa principal del estrés por oxidación que conduce al envejecimiento cutáneo prematuro e incluso al cáncer de piel.

    Ilustración del daño por UV y la protección solar

    Actualmente, Eucerin está dando otro paso adelante. "Lo mismo que nuestro sistema de filtros UV* y nuestra tecnología de protección celular antioxidante con Licochalcona A, hemos incorporado la protección del ADN para una protección incluso más completa frente a las lesiones cutáneas provocadas por el sol - tanto en las capas cutáneas más superficiales como en las más profundas".

    *EU-compliant and Cosmetics Europe – The Personal Care Association (llamada anteriormente COLIPA)

    Entre los numerosos compuestos que examinamos para la protección del ADN, uno de ellos, el ácido glicirretínico, fue el más prometedor.

    El ácido glicirretínico es la aglicona de la glicirricina, uno de los muchos componentes conocidos del extracto de raíz de Glycyrrhiza glabra (regaliz). Se trata de un triterpenoide conocido por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidativas y antimicrobianas. Teniendo en cuenta sus numerosos efectos positivos bien conocidos, investigamos las propiedades potenciales de fotoprotección del ácido glicirretínico en la piel humana.

    Ilustración de protección solar y reparación del ADN

    Según explica Frank Rippke, "su eficacia en la modulación y soporte de los procesos de reparación natural del ADN en la piel dañada por los rayos UV es excepcional. En combinación, el ácido glicirretínico y el Licochalcona A actúan conjuntamente, de un modo complementario, para proteger la piel frente al daño inducido por el sol. La protección celular que confiere el Licochalcona A y la protección del ADN que proporciona el ácido glicirretínico ofrecen un acercamiento para evitar el daño cutáneo inducido por el sol. Pueden contribuir a evitar las lesiones lumínicas y sustentar los mecanismos de reparación del ADN propios de la piel.

    Ilustración de protección solar con  ácido glicirretínico
    Ayuda a proteger las células cutáneas en las capas epidérmicas más profundas frente a la radiación UV nociva y a estimular los mecanismos de reparación del ADN propios de la piel.

    "Una cosa que nos interesa remarcar es que incluso el mejor protector solar puede dejar pasar rayos UV, causando daño celular en las capas epidérmicas más profundas de la piel. Si el daño es demasiado extenso, no hay forma posible para reparar el 100% del daño al ADN. Por lo tanto, recomendamos utilizar una protección UV a diario - incluso en días nublados".

    "Cada vez que exponemos excesivamente nuestra piel a la radiación UV, su ADN resulta dañado resultando en el envejecimiento prematuro de la piel".

    Esto puede dar lugar a una pérdida de densidad o volumen, la aparición de arrugas, manchas senilesy piel áspera.

    "La cara es la parte del cuerpo que recibe la mayor exposición al sol y por eso tiene la mayor necesidad de protección. Esa es el razón por la cual la mayoría de los filtros solares de Eucerin, que están formulados para su uso en la cara, contienen tanto licochalcona A para la protección celular como ácido glicirretínico para la protección del ADN".